Actualmente el dinero se toma algún tiempo para moverse y los pagos pueden tardar uno, dos o incluso tres días en llegar al beneficiario. Estos periodos se abrevian con las siglas T+1, T+2 y T+3, respectivamente y hacen referencia al tiempo que pasa entre la fecha en la que se hace la transacción y la fecha en la que se recibe el pago. Todos hemos experimentado el hecho de que, si hacemos un pago a un amigo o a un familiar que tiene una cuenta en un banco diferente al nuestro, el pago puede tardar un día en llegar. Esta demora puede ser incluso mayor cuando los pagos son transfronterizos o cuando hablamos de acciones o bonos. Por ejemplo, si compramos acciones de Microsoft un viernes, no nos convertiremos oficialmente en accionistas hasta el siguiente miércoles (eso teniendo en cuenta de que no existen festivos entre medias). Por otro lado, si necesitamos que una transferencia llegue en el mismo día esto puede llegar a ser muy costoso. Por ejemplo, en Reino Unidos los bancos pueden llegar a aplicar un cargo de £30 por este tipo de transferencias.

¿Por qué es esto? En primer lugar, el proceso de liquidación de pagos bancarios es más de lo que parece. Un proceso de liquidación típico no solo incluye el banco del remitente y el del beneficiario. También intervienen un banco de liquidación y cuentas de liquidación, lo que triangula el proceso y lo hace menos eficiente. Por lo tanto, el dinero no se mueve directamente de una cuenta a otra. El primer banco resta dinero de la cuenta del emisor y lo coloca en su propia cuenta de liquidación, mientras que el segundo banco toma ese dinero de su propia cuenta de liquidación y se lo da al beneficiario. Al final del día, en algún momento específico el banco de liquidación liquidará todas las transacciones netas. En este enlace se puede ver un buen ejemplo de la vida real sobre cómo funciona esto. Una segunda rezón tiene que ver con los sistemas e infraestructuras propias del banco. Sus sistemas legales se desarrollaron hace 30 años y ahora están saturados y son difíciles de gestionar. En resumen, no están diseñados para integrarse y comunicarse con otros sistemas, por lo que no pueden soportar las necesidades de las transacciones modernas como la transferencia inmediata de pagos entre bancos.

Esta situación tiene que cambiar y de ello trata este informe. Alrededor del mundo se están estableciendo estándares y leyes -junto con las nuevas tecnologías- que están cambiando esta forma de trabajar. En Europa la directiva PSD2 y las Normas Técnicas de Regulación incluyen leyes para llevar a cabo e integrar el mercado de pagos alrededor de la Unión Europea. Dentro de este marco, el Eurosistema ha desarrollado nuevos servicios para el establecimiento de pagos instantáneos. Es este servicio se le conoce por las siglas TIPS y permite realizar pagos instantáneos en los comercios, tanto a las empresas como a los ciudadanos.

En Estados Unidos también se están dando cambios en la misma dirección. Por ejemplo, NACHA (National Automated Clearing House)  también adoptó la misma regla de un día que permite el procesamiento en el mismo día de casi cualquier pago que se haga a través de la Cámara de Compensación Automatizada (ACH). El número actual de transactiones ACH que se hacen anualmente supera los 19.1 billones. En línea con lo anterior, la Reserva Federal aprobó la mejora de la Cámara de Compensación Automatizadas para que los bancos puedan realizar sus pagos en el mismo día. Además, en Estados Unidos un grupo formado por más de 300 partes interesadas de la industria financiera convocado por la Reserva Federal ha definido una serie de recomendaciones para desarrollar un sistema de pagos más rápido, ubicuo, ampliamente inclusivo, seguro, altamente seguro y eficiente para 2020. Estas recomendaciones incluyen elementos como el establecimiento de reglas, estándares y un conjunto de requisitos de referencia para pagos más rápidos y la solicitud de la Reserva Federal para desarrollar un servicio de liquidación 24×7

Por otro lado, la Organización Internacional de Estandarización (ISO) lanzó la norma ISO 20022 relacionada con la comunicación financiera. Ésta se dirige directamente a las instituciones financieras que quieren optimizar su infraestructura de comunicación y los costes asociados optando por un lenguaje sencillo y común para todas las instituciones financieras, que incluye pagos, seguridad, servicios de comercio y divisas. Esto permite un intercambio de datos más rápido y mejorado entre bancos y otras piezas clave como  ISITC, SWIFT y VISA. En Estados Unidos, el sistema de la Reserva Federal ha subrayado un número de estrategias para lograr más eficiencia para los pagos domésticos y transfronterizos, incluyendo la implementación de la ISO 2022. La Unión Europea también se ha adherido a este estándar.

Este impulso es alentador. No sólo se dirige hacia los estándares comunes y los pagos más rápidos y eficientes, sino también hace referencia a la innovación. Un ejemplo es la iniciativa de innovación de pagos globales (con sus siglas en inglés GPI) de SWIFT un ejemplo destacado es el que permite a las empresas recibir pagos mejorados de sus bancos con características como el uso más rápido en el mismo día de los fondos y el seguimiento de los pagos de extremo a extremo. Además, las plataformas de pago en línea también están creciendo a un ritmo sin precedentes y están quitando el negocio a los bancos. Por ejemplo, AliPay ha evolucionado de un sistema de pago a una herramienta bancaria todo en uno que comprende una caja de ahorros, un servicio de transferencia y una casa de inversión. PayPal continúa mostrando un crecimiento en los pagos, los ingresos y el número de usuarios y adquirió Swift Financial, lo que le permitirá otorgar préstamos a pequeñas empresas. En palabras del antiguo Director de Operaciones de Paypal, “Si permitís que PayPal consiga su propósito, podría  convertirse en la mayor compañía financiera del mundo”.

Esto no debería pasar desapercibido para los bancos y las instituciones financieras. Además de los EE. UU. y la UE, un número cada vez mayor de países ha comenzado a desarrollar normas y regulaciones relacionadas con este tema. Esto incluye sistemas conocidos como el Servicio de pagos más rápidos del Reino Unido y Payments Canada. Otros países están también rápidamente alcanzando este propósito; Australia, Brasil, Finlandia, México, Polonia y Singapur están desarrollando sistemas nacionales con un solo operador. Mientras tantola mayoría de los bancos todavía dependen de sistemas heredados y procesos de liquidación lentos. Esto tiene que cambiar, y para mantener la competitividad, o incluso para sobrevivir, es necesario avanzar hacia una infraestructura y servicios de pago más rápidos.

Miguel Ángel Lara

Safe Creative #1811289170952